Los espejos son un elemento perfecto para decorar, aportar luminosidad y amplitud a una estancia, siendo un complemento muy versátil. Gracias a la gran variedad de tamaños, formas y colores podrás encontrar aquel que mejor se complemente con el estilo y espacio de tu habitación.

  • ÁGATA

    El espejo ÁGATA está diseñado con maderas organizadas circularmente y es ideal para dar luz y amplitud a cualquier habitación....

  • AGUAMARINA

    El espejo de pared AGUAMARINA, con acabado metálico de efecto oxidado, será el complemento perfecto para cualquier salón o habitación,...

  • ARGEN

    El original acabado del espejo ARGEN lo convierte en una opción perfecta para complementar una estancia de estilo moderno o...

  • CUARZO

    Déjate conquistar por el espejo de madera CUARZO que quedará de maravilla y combinará fácilmente con el resto de objetos...

  • DIAMANTE

    El espejo DIAMANTE, en acabados metálicos dorados, será el complemento ideal para aportar luz y amplitud a cualquier habitación. Con...

  • ESMERALDA

    El espejo de diseño atemporal ESMERALDA llenará de luz cualquier habitación. Además, incorpora una soga con la que puede colgarse,...

  • LÁPIZ

    Aporta un toque de suavidad y de luz a tus estancias con el espejo LÁPIZ, de forma alargada y acabado...

  • PIRITA

    Si estás buscando un espejo que aporte a tu estancia luz y amplitud, el espejo PIRITA, con acabado en metal...

  • RUBÍ

    Aporta luz y amplitud a tu hogar vistiendo la pared con el sencillo espejo RUBÍ, de forma exagonal y acabado...

  • TURQUESA

    Déjate llevar por la sencillez y elegancia del espejo de pared TURQUESA, gracias al toque que transmite la madera en...

  • ZAFIRO

    Gracias a la original forma del espejo de pared ZAFIRO aportarás un toque moderno y chic a tus estancias. Su...

  • ZIRCO

    El espejo de madera ZIRCO combina pequeños espejos redondos, aportando un toque único y ligeramente vintage a tus estancias, mientras...

Un espejo para cada estancia

Incluir un espejo en una habitación puede cambiar por completo el aspecto de la misma. Un espejo grande puede convertirse en un gran aliado cuando tenemos que decorar una estancia pequeña. Mientras que si, por ejemplo, queremos conseguir que nuestra sala de estar parezca más grande y luminosa, colocar el espejo en la pared frente a la fuente principal de luz, conseguirá incrementar y mejorar la circulación de la misma. Si, además, lo colocas frente a la ventana, conseguirás una sensación de amplitud y espacio sorprendentes.

Es una perfecta alternativa para incorporar, también, en un recibidor, ya que, por lo general, suele tratarse de una estancia sin ventanas y donde la iluminación natural llega en segundo plano procedente de otras habitaciones. Así, el espejo será nuestro potenciador de esa luz, proporcionándonos mayor luminosidad y amplitud.

Además, puedes colocarlo al final del pasillo, convirtiéndose en una forma sencilla y elegante de ganar metros y estilo. Imprescindible en cualquier dormitorio, si tenemos la suerte de disponer de un vestidor.

Si te decides por espejos pequeños, atrévete a combinar varios de ellos, mezclando diferentes formas y tamaños, jugando con las perspectivas para conseguir una atractiva y luminosa decoración de pared. Colócalos encina de la cómoda o el aparador de tu habitación, o sobre el sofá de tu salón. Los puedes incorporar en cualquier habitación de una manera práctica y elegante.

Cómo elegir el espejo adecuado para tu estancia

1

Elegir la forma del espejo

De pared o suelo, decorativo o funcional, cuadrado, redondo, etc., hay diversas maneras y modos de colocar un espejo. Desde los clásicos espejos rectangulares a las formas más extravagantes, siempre podemos encontrar el espacio perfecto para cada espejo.

De las numerosas formas geométricas, el clásico espejo cuadrado o rectangular es el más común. Gracias a su gran superficie, es un espejo muy práctico que, además, resulta fácil de combinar y colocar en cualquier espacio.

Si eres de los que se decantan por un toque más distintivo e impactante, un espejo de forma hexagonal o romboidal puede ser ideal para ti. Colócalo encima de una consola, una cómoda o intégralo en tu sala de estar encima de tu sofá para crear un elegante contraste entre líneas.

Mientras que, el espejo redondo es siempre una buena solución. Discreto y más minimalista, este tipo de forma se integra perfectamente con los elementos de cualquier estancia. Se trata de una forma muy recurrente para hogares de estilo nórdico con líneas de decoración sobrias y minimalistas.

Los espejos decorativos los encontramos en formas infinitas y originales, con detalles y acabados diversos. Un mundo de estilos entre los que podemos elegir cuál potencia más el espacio donde lo vamos a incluir. Este tipo de espejos aportan frescura y distinción a la habitación y pueden ser el punto de ruptura y contraste de nuestro ambiente o armonizar con todos los elementos de la habitación creando un oasis de confort.

2

Materiales y acabados

El marco de un espejo es un elemento de alto valor decorativo que puede convertir la forma más sencilla en la más sobresaliente. El color y materiales son los elementos clave para que un marco nos evoque unas sensaciones u otras.

Los materiales naturales, como la madera, nos transmiten calidez, elegancia y sobriedad, propios del estilo de diseño nórdico. Aunque, este tipo de materiales también combinan muy bien en cualquier ambiente de estilo rústico, siendo perfecto para casas de campo y un componente a tener en cuenta en una estancia de estilo boho-chic o minimalista.

Por su parte, los acabados metálicos son ideales para aportar un toque más clásico e industrial a tu casa. Con un toque dorado o cobrizo otorgarás un carácter elegante a tus habitaciones vintage o aportarás un toque distintivo a las de estilo contemporáneas. No podemos olvidar que el metal es el material destacado en cualquier ambiente de estilo industrial, por lo tanto, un espejo de metal envejecido o plateado sera todo un acierto en este tipo de decoración.

Mantenimiento e instalación del espejo

Aunque colgar un espejo no resulta a priori una tarea complicada, te recomendamos seguir siempre las instrucciones del fabricante y evaluar los riesgos de accidente antes de colgarlo. Especialmente, cuando se trata de un espejo de grandes dimensiones y vamos a realizar la tarea de manera individual o con ayuda. Los espejos grandes pueden ser difíciles de maniobrar y son de naturaleza más frágil por lo que debes tenerlo en cuenta antes de empezar.

Dónde colocarlo es otra de las cosas que tienes que pensar. Por ejemplo, evita ponerlo en espacios húmedos, ya que esto podría estropear el esmalte y provocar grietas y límpialo siempre con materiales suaves que no sean corrosivos.

Si te interesan los espejos

quizá te interese también